Real Madrid 1 – 1 Atlético Menor

Como Richie Finestra en Vinyl, no hacía más que ver señales durante el último mes. Primero  estuve contando las camisetas y equipaciones del Madrid que iba viendo por la calle en una suerte de manía obsesivo compulsiva, y como no encontraba a nadie paseando con la equipación del Aleti, tuve que ponerme a contar las del resto de equipos europeos para equilibrar y aún así el Madrid aplastó en mi cuenteo en las calles de Marsella. A pesar de esta compulsión intentaba pensar lo menos posible en el Madrid, pero cada día que pasaba Milán se iba acercando más y más a mi, tanto que terminé en san Siro sin saber cómo. Cuando conseguí dejar a un lado esa manía que me estaba volviendo loco me crucé en un restaurante con un doble de Zak Yankovich y tuve que aguantar una comida sentado enfrente de él. Yo, ludópata como Finestra pero agorero en lo que se refiere al Madrid subí rápido a mi habitación, rebusqué en los cajones, y junte todo el dinero que encontré para apostarlo en tres veces a una victoria del Madrid por más de un gol. A diferencia de Finestra yo sabía que perdería  todo mi dinero, pero eso me iba a acercarme a la felicidad. Cuando la gente me pregunta yo respondo que no soy nada supersticioso, pero muy maniático.

1464461389_566530_1464462034_album_grande

“Tus valores nos hacen creer”, decía la pancarta del fondo Aleti. Ver hoy a Pancho Villa con el discurso que hace cuatro años pertenecía al Santo Job es sorprendente pero asumimos que todo vale cuando el fin último es intentar acabar con el Madrid. Leer una pancarta atlética hablando de valores me hizo pensar en un gitano tocando a la puerta de tu casa para leerte los evangelios. La cuarta gran religión mundial es el antimadridsmo. Lo sabemos nosotros aunque no lo admitan los demás, y eso es lo que nos hace tener tres pasos y once Copas de Europa de ventaja.

El Madrid dominó los primeros 30 minutos de una forma desconcertante. Tranquilo como si estuviéramos en una prolongación de la prórroga lisboeta. Aunque el hábito no hace al monge, en este caso el refrán se equivoca puesto que el Madrid no conoce mejor hábito que el de una final. Paradójicamente nuestro equipo ha tocado el cielo con las manos con una victoria inolvidable en un transcurso de competición muy tranquilo -cosa que enfadará a muchos-, en la que los jugadores que inicialmente estaban destinados al decorado han compartido escenarios principales con los actores principales, tal es el caso de Casemiro (2 Champions, 1 Copa) que se ha convertido indispensable en las correcciones, enderezando los renglones torcidos de Dios. Al Aleti basicamente le faltó grandeza para ganar, y al menos podrán consolarse con una estupenda canción de Sabina con la que sin duda sabrán darnos el coñazo tanto o más que con una Champions.

Una parte de la grada se dejó la voz durante todo el partido; el fondo del Madrid estaba engalanado con muchas camisetas blancas, bufandas moradas y varias banderas de España, muy seguramente porque Sergio  Ramos y Carvajal son ídolos indiscutibles e insuperables de la afición. Antes del gol del empate Zidane jugó con fuego por no cambiar a Cristiano a falta de 20′ para la conclusión cuando era evidente que no podía correr. La salida de Kroos, excelente todo el partido, desconcertó a todo el mundo. El único consuelo tras el gol era que habían marcado demasiado pronto como para poder devolvernos la de Lisboa.

Captura de pantalla 2016-05-29 a las 12.48.59

Luego llegó la cojera de Bale, y ahí nos temimos lo peor, pero el equipo jugó una prórroga maravillosa sin oxígeno en las piernas pero con cuajo en el alma, e hizo suya la canción de los fans: “cuando te falte la voz, canta con el corazón”. Comenzó la tanda con una pequeña victoria no recogida en televisión, Ramos celebró agitando el brazo el sorteo de portería, en el lado madridista. Pero con lo que me quedé realmente atónito fue con Lucas Vázquez. Hay jugadores que recorren la distancia entre el medio campo y el punto de penalti como si estuvieran en el corredor de la muerte, pero al dorsal 18 sólo le faltó silbar: toques con el pie, con la cabeza y giros del balón sobre su dedo como si fuera un nigga molón de la NBA. Sin ninguna duda una de las demostraciones de carisma más grandes vistas en una tanda de penaltis.

Nadie falló su penalti. Todo el mundo lo tiró a la izquierda de Oblak, con tanta calma y tranquilidad como si mientras tiraran con una pierna, mecieran una cuna con la mano contralateral. En esa cuna tan bien mecida por Lucas, Marcelo, Bale, Ramos y Cristiano se halla la felicidad y el orgullo de ser del Real Madrid. En cuanto las niñas se durmieron en el cesto, el estadio estalló de alegría y todos lloramos abrazados y alborotados.

1464465360_861685_1464472910_album_grande

 

.

1 comentario

Archivado bajo General, realmadrid2015-2016

Una respuesta a “Real Madrid 1 – 1 Atlético Menor

  1. desqueran

    “…sentado enfrente suyo”.
    “Sentado enfrente de él”, Jarringui, que tú eres de Castilla.

    “Al Aleti basicamente le faltó grandeza para ganar”.
    Le faltó no fallar un penalti durante el partido y otro, durante la tanda. Que tu frase me recuerda a esto del inefable Diego Torres: “Las finales las ganan los equipos con mejores jugadores. Para romper esta norma general hacen falta cosas que el Atlético hoy no tuvo”.

    “La salida de Kroos, excelente, desconcertó a todo el mundo”.
    Supongo que ese “excelente” se refiere a Kroos, y no a su salida. Porque a mí, el cambio me dejó temblando. En todo caso, me gustó mucho Isco: con su juego y personalidad, remendó al equipo entero.

    “Pero con lo que me quedé realmente atónito fue con Lucas Vázquez”.
    ¡Y yo! ¡Qué serenidad! No creo que lo suyo fuera tanto carisma (confianza), como sangre fría y concentración. Es un validísimo jugador del Madrid, y yo me alegro mucho por él. En todo caso, en lo de “sólo le faltó SILVAr” te ha traicionado el subconsciente.

    Loor también a Sergio Ramos. No me cae bien, sus cortes de pelo son ridículos, pero es un gran jugador, y muy valiente. Y sabe ser decisivo, lo que, en un defensa central, es todavía más extraordinario.

    Recuerdo que, antes del penalti de Cristiano, las cámaras enfocaron a Navas, arrodillado y con los brazos en alto. “¡Está rezando!”, dije yo. “¡Eso es trampa!”.

    Aún no he leído a los muchachos de Ecos, así que tengo mi valoración en cuarentena; pero la final me pareció fea, emocionante y llena de tensión, errores y lesiones. O sea: como debería ser siempre el fútbol.

    Por lo demás, cada vez soporto menos la épica madridista. Y las celebraciones en la Cibeles, y las presentaciones de trofeos en el Ayuntamiento, y las presentaciones de trofeos en la Comunidad, y las presentaciones de trofeos en La Almudena. Anoche, de madrugada, mientras volvía a casa en el metro, oía a un grupo de hinchas celebrando a gritos, y lo único que podía pensar era: “Si Bernabéu levantara la cabeza…”.

    No me importan los trofeos ganados, sino los que quedan por ganar. Aspiramos a todo en la 2016-17; tenemos equipo para ello —y algún mérito debe de corresponderle a Florentino Pérez, que ya no necesitamos vender a ninguna figura para cuadrar las cuentas y podemos fichar casi a quien nos propongamos—, si conseguimos no hacer la goma en la Liga ni el ganso en la Copa del Rey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s